5 de noviembre de 2016

Hallan en Argentina primeras huellas fosilizadas de un tigre dientes de sable.






 
 


Mayo 2016. Fue en Miramar. El descubrimiento, que tiene repercusión mundial, se dio en un yacimiento paleontológico rico en restos óseos de grandes criaturas prehistóricas. El ejemplar superaba en peso y tamaño al león actual. 

La comunidad científica argentina se revolucionó por el descubrimiento de un gran yacimiento paleontológico en la localidad balnearia de Miramar, donde se encontraron restos y huellas de enormes criaturas que prehistóricas. Entre los hallazgos, el más sorprendente son las pisadas de un gran tigre dientes de sable, las primeras en su especie en el mundo.

El peculiar hallazgo fue realizado por miembros del museo local, quienes descubrieron un yacimiento con huellas prehistóricas de 100 mil años de antigüedad.

El el lugar se encontraron restos óseos de enormes criaturas prehistóricas que habitaron la región pampeana. Y sorprende al mundo científico un fabuloso yacimiento paleoicnológico; es decir, un sitio con huellas o pisadas de enormes y pequeños animales que habitaron esa zona durante el Pleistoceno tardío, hace unos 100 mil años.
El lugar fue bautizado como Punta Verde y se encuentra ubicado dentro del sitio paleontológico mundialmente conocido como “Punta Hermengo”, estudiado desde principios del siglo XX Florentino Ameghino y explorado por numerosos científicos durante décadas.

El hallazgo fue presentado a la comunidad científica, técnicos y aficionados durante las XXX Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados en la ciudad de Buenos Aires, que reúne especialistas de todo el mundo, como Brasil, Uruguay, Suiza, Estados Unidos, Bolivia, Paraguay y China. Actualmente el estudio se encuentra en proceso de edición para una importante revista científica europea.

El descubrimiento consiste en el hallazgo de huellas fosilizadas (también conocidas como paleoicnitas) de al menos cuatro especies, aunque “no se descartan algunas sorpresas más”, señaló Daniel Boh, director del museo miramarense.

“Entre ellas, encontramos huellas de Rheidae, un ave de gran tamaño y corredora, que llegaba a una altura de 1,50 metros. También se recuperaron icnitas de un enorme roedor Hidrochoeridae que podrían llegar hasta 1,30 metros de largo y pesar 65 kilos”, agregó Boh.

“También se registraron huellas con tres dedos, compatible con un Macraucheniidae. En estos mismos sedimentos hemos recuperado restos mandibulares de Macrauchenia patagonica, a cuya especie se le atribuye esta huella. Sus dimensiones eran semejantes al de los camellos actuales, pero los orificios nasales y una gran fosa elíptica señala la presencia de una trompa, algo más larga que la del tapir actual, señalo Mariano Magnussen, uno de los autores de la publicación”, siguió el director del museo. .

El hallazgo mas novedoso corresponde a cuatro huellas pertenecientes a dos individuos de un tigre dientes de sable (Smilodon populator). Es la primera vez que se encuentran huellas fósiles de esta increíble criatura. El Smilodon superaba el peso y tamaño que el león actual; sin embargo, sus proporciones corporales diferían de las de cualquier félido moderno.

Las extremidades posteriores del Smilodon populator eran más cortas y robustas, su cuello proporcionalmente más largo, y el lomo más corto. La extraordinaria peligrosidad de este félido se debía al gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo y al tamaño asombroso de sus caninos superiores, que llegaban a sobresalir más de quince centímetros.

Los autores llegaron a la conclusión de que se trata de las huellas de un Smilodon populator al cual bautizaron como “Smilodonichnium”, luego de la comparación con otras huellas de especies fósiles y vivientes de la familia Felidae, datos biométricos entre otras. La huella de la pata anterior tiene un ancho de de 19,2 cm y un largo de 18 cm, señalaron las fuentes.

http://www.museodemiramar.com.ar/museodemiramar/naturales/huellas_fosiles.htm
Mas info; http://www.museodemiramar.com.ar/museodemiramar/naturales/huellas_fosiles.htm