19 de noviembre de 2018

Fin de Semana Largo de Noviembre.


Conoce el pasado natural e histórico de la Región. Te esperamos en el Museo.

En La Plata se le dio un importante reconocimiento al Museo de Miramar.





Se distinguió al trabajo arduo que realiza el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar en el campo de las Ciencias Naturales. La ceremonia se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad de La Plata.
El viernes 16 de noviembre, por medio de un acto oficial llevado a cabo en el auditorio de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, el reconocido Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad bonaerense de Miramar, fue distinguido por “divulgación y promoción de las ciencias naturales”.
El reconocimiento fue otorgado en conjunto por  FADAM (Federación Argentina de Amigos de Museos), por la reconocida Fundación de Historia Natural Félix Azara y por la Fundación Museo de La Plata “Francisco Pascasio Moreno”.
El distinción al personal del Museo Municipal Punta Hermengo, fue por su intensa labor en la recuperación de material paleontológico de interés científico y por el esfuerzo en la difusión de las Ciencias Naturales en su conjunto, hechos que han posicionado a la ciudad balnearia en libros y revistas del ámbito académico internacional, y en los medios masivos de comunicación de todo el mundo.
La distinción fue recibida por Daniel Boh y Mariano Magnussen, ambos del Museo miramarense, dependiente de la Secretaria de Turismo y Cultura, y Dirección de Cultura de la Municipalidad de General Alvarado, y por Mariana Boh, en representación de la Asociación de Amigos del Museo de Miramar.
Cabe destacar, que el Museo Municipal de Miramar se encuentra en el interior del Bosque del Vivero Dunicola de la ciudad, cuyo edificio actual solo exhibe un 10 % de su colección total.
En los últimos años, el Museo miramarense pudo conformar una gran colección, constituida por piezas paleontológicas, muchas de ellas únicas en el mundo, como así también nuevas especies descriptas, y otras en proceso de estudio y publicación, “Se han recuperado numerosos esqueletos prehistóricos de gran tamaño, e incluso, las únicas huellas conocidas de un gran tigre dientes de sable bautizado como Felipeda miramarensis, que hace honor a la localidad”, argumento Mariano Magnussen , del museo de Miramar.
“Otras de las áreas de gran crecimiento es la de zoología marina, en cuya colección se preservan grandes esqueletos de ballenas que tienen entre 8 y 22 metros, otros cetáceos menores, pennipedos (lobos, focas y elefantes marinos) y tortugas, además de distintos organismos de ambientes marinos y continentales”  enfatizo Daniel Boh.
El trabajo llevado adelante por el personal del museo de Miramar, colaboradores y miembros de la asociación de amigos, permite a científicos de todo el país y del extranjero, encontrar material de estudio de alta calidad. Además en difusión, el museo ha logrado uno de los primeros sitios web informativos en su tipo, además de redes sociales y presencia en medios de todo el mundo que enriquece el conocimiento y el patrimonio natural.
Entre las autoridades presentes en el evento, estuvieron Marta Alvarez Molindi, Presidente FADAM; Adrián Giacchino, Presidente  Fundación Félix de Azara,  Pedro Elbaum, Presidente   Fundación Museo de La Plata y Analía Lanteri, directora del Museo de La Plata
Adrián Giacchino, presidente de la Fundación Azara afirmo que “En la provincia de Buenos Aires, el Museo Punta Hermengo es el que genera más expectativa, por la calidad de sus hallazgos y la manera de difundirlo. Sin ninguna duda esta mención es muy merecida”.

18 de noviembre de 2018

Un esqueleto de Lobo Marino juvenil para el area de Zoologia Marina del Museo de Miramar.



Noviembre - En el Área de ciencias naturales se aprovecha cada rincón para instalar elementos didácticos. En este caso es el esqueleto de un pequeño Lobo marino (‎Arctocephalus australis) para que se pueda apreciar su particular estructura. Se usa la mitad del mismo, así ocupa menos lugar.
El trabajo estuvo a cargo de Mariano Magnussen y Daniel Boh, ambos del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

El Jardín de Infantes "del Tanque" visito el Museo de Miramar.

Noviembre - En la semana nos visitaron los chicos de la sala celeste del Jardín de Infantes "del Tanque". La foto es del turno de mañana y a la tarde tuvimos casi al mismo tiempo otra visita guiada y no hicimos foto de grupo, pero nos quedó la notita.

 

Visita del Club Vicentino de San Miguel en el Museo de Miramar.

Noviembre - Hace unos días nos visitaron chicos del Club Vicentino de San Miguel. Estaban en la ciudad por un partido de rugby con el equipo local. Estuvieron muy interesados por la riqueza natural de la zona.

La ESS Nº 5 visito el Museo de Miramar.

Octubre - En la semana nos visitaron los alumnos de 1º, 2º y 4º año de la ESS Nº 5. Son momentos que se aprovechan para mostrar la importancia natural de nuestra región y lo que se conserva en el Museo.

Renovación en el parque del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

Octubre - Renovación en el parque del Museo. Personal del Vivero bajo la conducción de Mariano Bove, mejorando y aportando para dar una mejor imagen a quienes nos visitan.

El Instituto Superior de Formación docente Nº 81 visito el Museo de Miramar.

Octubre - Un museo es un modo de educación no formal que complementa lo aprendido en las aulas. Así lo han entendido los profesores y alumnos del Instituto Superior de Formación docente Nº 81 de nuestra ciudad. La idea fue la de demostrar la utilidad del museo en la parte educativa, los métodos que se usan para explicar el desarrollo de la historia local y la exposición del patrimonio natural de la región.

Visita del Instituto General Alvarado (IGA) al Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

Un octubre con muchas visitas. Esta vez los alumnos de primer año del IGA. Como ocurre a menudo, las ciencias naturales son el centro del tema.

El IPSA visito el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

Octubre - Nos visitaron los alumnos del 2º año A, B y C del IPSA. A pesar que eran muchos se vivió una jornada muy interesante ya que las inquietudes sobre el patrimonio natural del distrito fueron variadas.

Exhibición del ala de Argentavis en el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.





Por medio de técnicas de estudios y observación científica, personal del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, recreo el ala de un Argentavis magnificens, conocido a partir de un puñado de restos encontrados.
“Al conocerse gran parte del humero (hueso del ala) y comparándolo con otros parientes vivos y extintos, pudimos hacer una reconstrucción muy fiel de esta ave prehistórica extinta”, sostuvo Mariano Magnussen del Museo miramarense. Así mismo Daniel Boh, de la misma institución realizo una ilustración que muestra este enorme animal.
Esta recreación a tamaño natural es otra manera pedagógica que demuestra los interesantes restos fósiles encontrados en la región pampeana. También se los vínculo con los buitres de “ La Era de Hielo”, siendo Argentavis un equivalente ecológico de estos.
Pero quien fue Argentavis magnificens?
Un esqueleto parcial de este enorme teratornítido se encontró de la provincia de La Pampa, Argentina. Es la mayor ave voladora que haya existido. Es también el teratornítido más antiguo encontrado, ya que data de fines del Mioceno, entre 6 y 8 millones de años, y uno de los escasos teratornítidos encontrados en América del Sur.
El primer descubrimiento incluyó porciones del cráneo, un húmero incompleto y varios otros huesos del ala. Incluso los cálculos conservadores estiman su envergadura en por lo menos 6 metros, y podría haber llegado hasta los 8 metros. Su peso se estima en alrededor de 80 kg. Su peso y su envergadura rivalizan entonces con los de los más grandes pterosaurios.
Por su tamaño, seguro que fue un ave planeadora, limitando el aleteo al carreteo y posterior despegue, aprovechando las fuertes corrientes térmicas para su majestuoso vuelo que provenían del océano Pacifico, antes de que las cordilleras llegaran a las alturas que presentan en la actualidad. 
Por lo tanto, Argentavis magnificens resulto ser hasta el momento el ave voladora de mayor tamaño del mundo.

5 de octubre de 2018

Vecino halla restos fosiles de un Perezoso Gigante.

 
Un aporte de Fernando Palavecino y familia. Media mandíbula de Scelidoterio hallada en la zona de El Remanso, al norte de Mar del Sud. La extracción no fue fácil ya que se encontraba en la plataforma de abrasión y solamente se podía trabajar poco tiempo en la marea muy baja. Mas de medio millón de años seguramente. Mas info en http://www.museodemiramar.com.ar/
 

Visitan el museo de Miramar los alumnos del ISSE.

Hoy nos visitaron los alumnos del Segundo año A y B del ISSE. Tal como se ve, eran un montón, al menos para nuestras pequeñas instalaciones. El tema principal fueron los fósiles y algunas curiosidades sobre la naturaleza de nuestra zona.

Nuevos fósiles de Megatherium filholi, un megaterio enano en el Pleistoceno de Mar del Sud.


Los perezosos vivientes son mamíferos de movimientos lentos que habitan colgados de las ramas de los árboles en bosques y selvas de Sudamérica. Sin embargo, hace unos 10.000 años antes del presente existieron en nuestras pampas perezosos terrestres de tamaños colosales, que en su mayoría superaban los 500 kilogramos de peso. Tenían una larga lengua y labios muy móviles con los que seleccionaban las plantas que eran parte de su dieta.
 
Estos perezosos estaban dotados de grandes garras con las que se defendían de los carnívoros de la época, como ser el tigre dientes de sable y el oso de las pampas.
 
Sin lugar a dudas el más espectacular de los perezosos terrestres fue el Megatherium americanum. Fue el mayor de su linaje, alcanzaba los cinco metros de longitud y un peso que rondaba entre cinco y seis toneladas.
 
Sin embargo, entre los gigantes megaterios existió una especie más pequeña, conocida como Megatherium filholi. Esta especie fue descubierta por primera vez por el Perito Francisco P. Moreno en el año 1888, y desde entonces quedó olvidada por la mayoría de los investigadores.
 
Hasta que recientemente -transcurridos desde entonces 130 años- naturalistas de campo del Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad de Miramar (provincia de Buenos Aires) rescataron los restos de esta especie hallada en sedimentos cercanos a la localidad de Mar del Sud, unos 15 km al sur de la primera. Los mismos fueron estudiados por un equipo de investigadores de la Fundación Azara, la Universidad Maimónides, el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, el Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción de Entre Ríos, el Museo Municipal Punta Hermengo y el CONICET. En este estudio los autores descubrieron que Megatherium filholi era mucho más pequeño que sus parientes cercanos, no sobrepasaba los tres metros de longitud (un tamaño pequeño para un megaterio) y la tonelada de peso. El estudio fue publicado en la revista especializada Neues Jahrbuch für Geologie und Paläontologie - Abhandlungen      ( Nuevo Anuario de Geología y Paleontología – Ensayos) de Alemania.
 
Si uno recorre las barrancas de la costa balnearia entre las ciudades de Mar del Plata y Miramar es posible cruzarse con grandes cuevas de hasta dos metros de diámetro que desembocan en la playa. Estas cavernas, muestran en sus paredes las marcas de las garras que dejaron los perezosos gigantes que habitaron la región hace más de 10.000 años. Es muy posible que estos grandes perezosos las habrían utilizado para refugiarse o hibernar en los crudos inviernos de aquel entonces. Por lo tanto, este “pequeño” Megaterio pudo haber sido uno de los animales que las produjeron.
 
El hallazgo de Megatherium filholi muestra que aún conocemos poco sobre la fauna extinta pampeana y que aún hay muchos actores que faltan por descubrir.
 
Debido a este y otros importantes descubrimientos paleontológicos recientes, como el hallazgo de las huellas de un tigre dientes de sable, la Municipalidad de General Alvarado y la Fundación Azara planifican construir un nuevo Museo de Ciencias Naturales en la localidad, a partir del área de la respectiva temática que hoy tiene el Museo Municipal Punta Hermengo.
 

Se homenajeó a los esgrimistas Francisco Camet y su hijo, Carmelo "Chicho" Camet.

Recientemente se homenajeó a los esgrimistas Francisco Camet y su hijo, Carmelo "Chicho" Camet, en el HCD de Mar del Plata. Gracias a la labor del periodista deportivo Rubén Aguilera, quien recopiló las trayectorias de ambos, figuras de nuestra zona casi desde principios del siglo XX. Hay que recordar que Francisco fue también intendente de Miramar, impulsó la construcción del muelle y la creación del vivero. Carmelo fue senador provincial, con lo que consiguió varios beneficios para nuestra ciudad y el partido. Turista y vecino, su domicilio de calle 17 y 36 fue uno de los primeros sitios en donde funcionó la escuela Nº 1.

Francisco Carmen Camet

En el Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon con la organización del... Círculo de Periodistas Deportivos de Mar del Plata se llevó a cabo la Conferencia que dio el presidente de esta entidad, Rubén Pedro Aguilera sobre el tema “ Los Camet. Una historia olímpica”.

Luego de la introducción, donde el autor de la investigación que fue desarrollando el trabajo presentado en el reciente Congreso de Historia Regional, demostró que Francisco Carmen Camet, el primer olímpico argentino en los juegos de París 1900, y su hijo Carmelo Félix integrante del equipo de esgrima que obtuvo la medalla de bronce en florete por equipos en Ámsterdam 1928 son marplatenses.


 El citado trabajo de Aguilera, producto de varios años de investigación, con la consulta de distintas fuentes locales, regionales e internacionales da por tierra con la información errónea que durante muchos años se difundió a través de portales como Wikipedia y Sport Reference e incluso en libros sobre temas olímpicos.


 Francisco Carmen Camet nació el 16 de julio de 1876 en la estancia “La Trinidad” siendo hijo de don Jean Pierre Camet y de Maria Ana Berterreche quienes eran los propietarios de la misma que llegó tener 15.000 hectáreas que alcanzaban hasta la el Océano Atlántico y entre ellas el Parque Camet donado en 1913.


 Francisco perdió a su madre, que falleció en el parto de su último hijo, a los 5 años y a los 9 su padre lo llevó, junto a sus hermanos menores, a Buenos Aires. A los 13 viajó con su hermano menor Salustiano a Francia donde estudiaron en el Liceo de Pau. En este establecimiento aprendió el arte de la esgrima y también participó en numerosos concursos de tiro ganando importantes premios.


 En 1900 los Juegos Olímpicos lo sorprenden en Paris donde estudiaba ingeniería en minas, carrera que finalmente no terminó. Allí participó en la competición de espada, donde en una gran actuación llegó a la final concluyendo quinto sobre más de cien concursantes.
En Paris Francisco Camet fue un destacado jugador de rugby. Integró como capitán, el equipo del Sporting Club Amateurs que ganó el campeonato de segunda división ascendiendo a la elite del rugby francés en la temporada de 1901.


 Cabe destacar que en esta entidad que actualmente se denomina Sporting Club Universitaire de rugby francés, se fundo en 1924 la Asociación Internacional de Prensa Deportiva (AIPS). En su página web este club recuerda muy especialmente aquel titulo en rugby y a su capitán Camet.


 Francisco retorna al país a fines de 1902. Aquí realizará una larga trayectoria política e institucional. Fue intendente municipal de General Alvarado en varias ocasiones y senador provincial, director del Banco de la provincia de Buenos Aires y del hoy Banco Ciudad. Falleció en General Alvarado en 1931. Una calle en la Villa Olímpica Buenos Aires 2018 lo recuerda.


 Francisco se había casado en 1903 con Clara Iza de cuya unión nace el 28 de octubre de 1904 en Mar del Plata Carmelo Félix Camet de quien los portales antes citados expresaban erróneamente que había sido en Paris. 


 Carmelo luego de sus estudios primarios en Miramar prosigue los mismos en Buenos Aires y es en el club de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires donde su padre, Francisco, era integrante de la Comisión Directiva que aprende el uso de las tres armas de la esgrima.


 En 1924 estaba designado para los juegos olímpicos pero renunció por razones de estudio –tampoco concurrió Juan Domingo Perón clasificado pero al cual el Ministerio de Guerra no le dio la autorización para viajar.


 Finalmente en1928 Carmelo Félix Camet viaja a Ámsterdam con el equipo de florete con el cual concluye tercero obteniendo la medalla de bronce única medalla olímpica de este deporte en su historia.
Como su padre incursionará en la política siendo senador provincial y logrando importantes leyes que beneficiaron a General Alvarado, como la anexión de 15.000 hs -dentro de las cuales se encuentra Centinela de Mar, la pavimentación de la ruta 11 y la recuperación legal de los nombres de Mar del Plata y Miramar. Al fallecer Carmelo, en el 2007 era el medallista olímpico más longevo del mundo.


 La conferencia del presidente del Círculo de Periodistas Deportivos ofreció aspectos desconocidos de la historia del deporte, que por momentos mencionaron a la figura del Barón Pierre de Coubertin. Fundamentalmente demostraron con documentación fehacientes (libreta de familia, actas de casamiento y bautismo, etc) que Francisco Carmen Camet, el primer olímpico argentino y Carmelo Félix, el primer medallista olímpico marplatense nacieron en nuestra ciudad. Una amena historia contada en la mañana de ayer en la casa de todos los marplatenses y que enriquece los anales de nuestro pago chico. 


 Entre las personas asistentes se encontraban integrantes de la familia Camet encabezada por Carmelo Félix “Junior” Camet, nieto e hijo de Francisco y Carmelo respectivamente, la Sra. Inés Maguire de Bengolea actual propietaria de la Estancia “La Trinidad”, Carlos López Silva, Presidente del Emder, Presidentes y directivos de entidades deportivas de nuestra ciudad y del partido General Alvarado, miembros de la Comisión directiva y asociados del Círculo de Periodistas deportivos y del Gabinete de estudios históricos de la ciudad e integrantes del legislativo comunal..

Reorganizando el archivo historico de los semanarios informativos.

En el museo también tenemos Archivo histórico y ahí estamos mejorando el archivo de periódicos, haciendo carpetas más cómodas para poder usarlo. De Crónica tenemos desde 1949 hasta 1994, primeros números de El Corsario, algo de El Ciudadano y algunos raros ejemplares de periódicos de la ciudad.

En el museo también se coleccionan banderines.

En el museo también se coleccionan banderines. El del medio seguramente necesita alguna explicación. Alguien se anima?

22 de septiembre de 2018

Found: The First Known Footprints of an Elusive Sabre-Toothed Cat.


Today, the beaches of Miramar are no doubt covered in the footprints of visitors to this resort town on Argentina’s coast. But once—at least 10,000 years ago, during the Late Pleistocene—it was a sabre-toothed cat who prowled the area, and was nice enough to leave behind some fossilized tracks.
The prints were discovered, not far from the city’s commercial center, in September 2015 by researchers from the local Punta Hermengo Municipal Museum. The scale of the prints—about 7.5 inches in diameter, significantly larger than even the biggest left by modern lions—suggested that they were left by Smilodon populator, a species of sabre-toothed cat known, from fossilized bones, to have lived in the region. But footprints, or any other non-bone traces of them, had never been found before, so they couldn’t be attached definitively to that species. This means that they had to be assigned to a new species, called an “ichnospecies,” recently described in detail in the journal Ichnos.
Ichnology is a subfield of paleontology that studies everything but fossilized skeletal remains—footprints, trails, and borings, for example. These pieces of evidence provide different information about extinct species than bones alone. These footprints, for example, show that the large felines were more plantigrade than modern cats—in other words, they walked more on their soles like humans, and not like toe-favoring house cats. This, combined with the ichnospecies’ bulkier front feet, “reinforce the idea that this felid was an ambush predator,” the authors write.
In a nod to the prints’ place of discovery, the ichnospecies has been named Felipeda miramarensis—an honor that has made the local museum that found them very proud. And now, Federico Agnolín, a paleontologist at the Argentine Museum of Natural Sciences and lead author of the new publication, is teasing another new find from Miramar: a previously unknown species of ancient sloth. Fittingly, we’re still waiting on that publication.

Descubren huellas de una nueva especie de smilodon - Agencia CTyS-UNLaM.


 

La nueva especie fue nombrada como Felipeda miramarensis, que significa pie de felino miramarense. A partir de sus huellas fosilizadas, las primeras halladas a nivel mundial, se pudo describir con mayor precisión cómo caminaba el smilodon y cómo atacaba a sus presas.
Agencia CTyS-UNLaM - El doctor Federico Agnolin, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del CONICET, comentó a la Agencia CTyS-UNLaM que tuvieron “la suerte de encontrar las huellas de varios animales, de pájaros, de cuises, de ñandú, de macrauquenia y también el primer registro a nivel mundial de huellas de smilodon, que es el reconocido tigre dientes de sable que habitó la región pampeana y gran parte de América hasta hace unos 10 mil años antes del presente”.
“Este hallazgo se produjo a pocos metros del muelle de Miramar, en unos estratos que corresponden a la playa de una pequeña lagunita que había en dicho sitio hace más de 30 mil años, si bien aún no sabemos con precisión la antigüedad de esos fósiles”, indicó el autor principal del estudio publicado en la revista científica Ichnos.
El paleontólogo del MACN, Fundación Azara y del CONICET valoró que “estas huellas nos muestran cómo caminaba el smilodon y nos permiten inferir cómo era la forma de su cuerpo; al tener las pisadas, podemos sacar un poco mas de información sobre cómo era en vida”.
A través de índices, cual Sherlock Holmes, los investigadores pueden reconstruir hechos que ocurrieron hace miles de años; por ejemplo, de qué manera el tigre dientes de sable atacaba a sus presas.
“Las huellas nos muestran que la parte anterior del cuerpo era mucho más robusta”, contó Agnolín. Y agregó: “Las manos, las patas anteriores, eran de mayor tamaño que las traseras; esto es común en los animales carnívoros que atrapan a sus presas mediante la emboscada, es decir, que el smilodon se ocultaba en algún lugar a la espera de su presa y la sorprendía”.
“Les saltaba encima e intentaba tumbarlas con las patas anteriores para luego alimentarse de ellas; además, estos animales, por lo general, no son buenos corredores como el chita que corre a sus presas por un largo trecho y las alcanza a gran velocidad, sino que las esperaba agazapado”, relató el investigador a la Agencia CyS-UNLaM.
El paleontólogo consideró que todas estas descripciones son muy difíciles de lograr a partir de los huesos y, solamente, se pueden reconocer cuando se encuentra una huella, aunque, desde luego, es mucho más difícil que se puedan preservar por miles de años.
“Los paleontólogos estamos acostumbrados a trabajar con restos de esqueletos, dientes, todos materiales que son duros y que es más probable que se fosilicen”, observó Agnolín. Y analizó: “Pensemos en que, cuando uno camina en la playa, el mar hace desaparecer las huellas al poco tiempo; esto ocurría también en el pasado, pero, en casos muy especiales, la huella quedaba profundamente marcada, se cubría por una capa de lodo y, luego de miles de años, aun es posible encontrarlas”.
El hallazgo de estas huellas fue realizado, en 2015, por Mariano Magnussen del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar. Desde entonces, se inició la investigación de la que también participaron Daniel Boh del mismo museo, Nicolás Chimento, Denise Campo y Francisco De Cianni del Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires.
El smilodon pesaba unos 300 kilos y las huellas descubiertas tienen unos 19 centímetros de diámetro. Este félido, además de tener unos caninos que llegaban a sobresalir más de 25 centímetros por fuera de su boca, poseía un gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo, por lo que podía lanzarse hacia abajo con gran fuerza hacia sus presas.

Felipeda miramarensis. Nuestro hallazgo científico en los medios del mundo.


Fue masiva la repercusión en medios de comunicación y el ámbito científico.

Internacional, la presentación de Felipeda miramarensis, un tigre dientes de sable único en el mundo identificado a partir  de sus huellas fosilizadas.

El material fue hallado en sedimentos del Pleistoceno, con una antigüedad de 100 mil años antes del presente por Mariano Magnussen Saffer y posteriormente otro grupo de huellas por Daniel Boh, ambos pertenecientes al Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

También se recuperaron huellas fosilizadas  de aves y roedores de gran tamaño, y de un antiguo mamífero con cuerpo de camello y trompa larga. Además de los antecedentes de varias especies reconocidas previamente por los restos óseos fosilizados, todos estos materiales resguardados en nuestro museo local.

Las observaciones icnológicas, biométricas y morfológicas de las huellas, llevo a demostrar a un grupo de investigadores argentinos (incluyendo los locales) de que se trataba de una nueva icnoespecie del reconocido tigre dientes de sable, y por ser las primeras en el mundo atribuidas para el género Smilodon, se consensúo a pedido de los investigadores del Museo de Miramar llamar a la icnoespecie “miramarensis” en honor a la ciudad donde de las encontró y que por más de 130 años brindo material científico de relevancia, como lo cito Florentino Ameghino en sus obras.

El resultado de los estudios fueron arbitrados y publicados en la prestigiosa revista científica canadiense “Ichnos” especializada en huellas y trazas fósiles. El equipo interdisciplinario que estudio las huellas estuvo conformado por un equipo interdisciplinario de investigadores, compuesto por Federico L. Agnolin (Museo Argentino de Ciencias Naturales,  Fundación Azara, Universidad Maimonides y Conicet),  Nicolás R. Chimento, Denise H. Campo, Francisco De Cianni (Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires) y sus descubridores, Mariano Magnussen y Daniel Boh (Museo Municipal de Ciencias Naturales  “Punta Hermengo” de Miramar, dependiente de la Secretaria de Turismo y Cultura de la Municipalidad de General Alvarado), 

A partir de ahora, cualquier hallazgo que se reporte en America y que responda a los características estudiadas, también serán citadas como “Felipeda miramarensis”, y permitirá a los investigadores de cualquier parte del mundo saber cómo caminaba, corría o asechaba este animal ya extinto.

La noticia que tuvo rápida aceptación en los medios nacionales, también cruzo la fronteras, llegando a Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, México, Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Austria, Alemania, Francia, Portugal, Bélgica, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda, Argelia, Egipto, Costa de Marfil, Marruecos, Zimbabue, Filipinas, Japón, Corea del Sur, Israel, Líbano entre otras, mayoritariamente disponibles en la web en sus respectivos idiomas.

A nivel local, se ha triplicado la cantidad de visitantes de localidades vecinas, turistas y residentes que se acercan al museo para conocer este y otros hallazgos previos, y conocer nuestra propia “era de hielo”, la exhibición paleontológica que desarrolla la institución. También hay una importante demanda de visitas y charlas a instituciones educativas de distinto nivel de formación.

Además, el Museo Punta Hermengo ha recibido consultas y pedidos de réplicas de “Felipeda miramarensis” para ser exhibidos en otras instituciones, como así también, la incorporación de futuros documentales científicos, educativos y turísticos.

Así mismo agradece a los medios de comunicación local y residentes que compartieron la noticia n las redes. Mas info www.museodemiramar.com.ar

5 de septiembre de 2018

Felipeda miramarensis, el tigre dientes de sable que homenajea a Miramar.


 




Fue presentado recientemente a la comunidad científica internacional “Felipeda miramarensis”, un gran tigre dientes de sable conocido a partir de las huellas fósiles recuperadas en la ciudad de Miramar, Argentina.
El increíble hallazgo paleontológico único en el mundo, ocurrió en septiembre de 2015 y fue realizado por personal del Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad balnearia de Miramar, a unos 450 kilómetros de Buenos Aires. Pero recién ahora se determinó que las huellas fósiles atribuidas a un gran tigre dientes de sable que vivió durante el Pleistoceno (edad geológica que abarca entre 2,5 millones de años a 10 mil años antes del presente), son  las primeras atribuibles a este felino extinto, determino la fuente.
Un equipo interdisciplinario de investigadores, compuesto por Federico L. Agnolin (Museo Argentino de Ciencias Naturales,  Fundación Azara, Universidad Maimonides y Conicet),  Nicolás R. Chimento, Denise H. Campo, Francisco De Cianni (Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires) y sus descubridores, Mariano Magnussen y Daniel Boh (Museo Municipal de Ciencias Naturales  “Punta Hermengo” de Miramar, dependiente de la Secretaria de Turismo y Cultura de la Municipalidad de General Alvarado),  publicaron un extenso trabajo (en inglés) donde demostraron la importancia del hallazgo, y comparándolo con otras especies prehistóricas y vivientes. Finalmente la prestigiosa revista científica canadiense llamada “Ichnos” especialista en la temática de huellas o trazas fósiles, y por medio de una extensa evaluación, se publicó el resultado que los autores esperaban hace algo más  un año.
Los tigres dientes de sable, se encuentran representados en el registro fósil de Argentina, a partir de restos óseos atribuibles a Smilodon populator,  el mayor representante de este grupo de felinos extintos, que superaba los 300 kilogramos de peso. Pero hasta la fecha nunca  se había encontrado huellas de esta magnífica criatura. Fue así, que muy cerca del centro urbano y en pleno sector turístico, Mariano Magnussen y posteriormente Daniel Boh, encontraron  huellas de este gran felino de unos 19 centímetros de diámetro cada una.
“La nueva icnoespecie fue bautizada científicamente como Felipeda miramarensis, en honor a la ciudad donde se las encontró”, argumento Daniel Boh, y agrego “desde hace décadas Miramar ha aportado a la ciencia con numerosos descubrimientos, pero nunca se la había homenajeado de esta forma”.
Pero Felipeda miramarensis no estaba solo. En esos pantanos de hace 100 mil años atrás, otras criaturas también dejaron sus huellas a las orillas de una laguna que ya no existe, como aves de más de un metro de altura, roedores gigantes y un extinto camello con larga trompa. Así mismo el equipo local recupero en varias oportunidades restos óseos de animales parecidos a hipopótamos (Toxodon) perezosos gigantes (Megaterio, Lestodonte y Celidoterio), caballos extintos (Hippidium) y todo un ecosistema primitivo con peces, insectos y hebras vegetales entre otros, declaro Mariano Magnussen, del Museo de Miramar.
La zona donde se recuperó este magnífico material ya era conocida mundialmente desde fines del siglo XIX. Fue el mismo sabio Florentino Ameghino el que destacó su importancia allá por 1908. Posteriormente el sitio fue estudiado por décadas por el Museo de La Plata y el Museo de Buenos Aires, y actualmente por el Museo Municipal Punta Hermengo.
Felipeda miramarensis, fue un tigre dientes de sable (como el popular personaje “Diego” de la película La Era de Hielo). Sin dudas, fue uno de los grandes triunfos evolutivos de los mamíferos depredadores. La extraordinaria peligrosidad de este félido se debía al gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo y al tamaño asombroso de sus caninos superiores, que llegaban a sobresalir más de treinta centímetros. Todo su cuerpo tenía una estructura poderosa y los músculos de los hombros y del cuello estaban dispuestos de tal manera que su enorme cabeza podía lanzarse hacia abajo con gran fuerza. “La diferencia en tamaño de las huellas posteriores y anteriores de Felipeda miramarensis, refleja la anatomía de esta bestia extinta.
“El hallazgo de huellas fósiles es muy raro y un hecho inusual en cualquier investigación paleontológica; esta es la primera vez en la que se encuentran fósiles de pisadas del tigre dientes de sable”, destacó el doctor Federico Agnolín, uno de los paleontólogos que formó parte del equipo.
Este hallazgo y otras de gran importancia científica que se vienen desarrollando desde los últimos años, movilizo a las autoridades para concretar en un futuro próximo, un nuevo edificio para albergar las colección y ampliar las exhibiciones del Museo de Ciencias Naturales de Miramar, contando con la colaboración de la Fundación Azara.

12 de agosto de 2018

Exhibición de Zoología Marina en el Museo Municipal de Ciencias Naturales Punta Hermengo de Miramar.

 
El Museo Municipal se encuentra desarrollando distintas colecciones para exhibiciones futuras, mientras que otras se encuentran en la sala.

CETÁCEOS SIN DIENTES: El recorrido comienza con los mamíferos mas grandes del planeta, los Cetáceos. En la sala de exhibición el visitante podrá encontrar los representantes mas grande de este orden, entre ellos, un cráneo y otros restos de Ballena Franca, un cráneo completo de un ejemplar juvenil de Ballena Minke, un fragmento de cráneo de  Ballena Fin y barbas de Ballena Azul, mandíbula de Ballena Sei, entre otros restos muy completos.

CETÁCEOS CON DIENTES: Es de destacar que el Museo Municipal posee una colección muy importante de mamíferos marinos (algunos sin exponer por problemas de espacio).

Se pueden observar un esqueleto de Tonina, un cráneo de Delfín de Cuvier, un cráneo de Calderón, un cráneo y un esqueleto de Delfín del Plata o Franciscana, un diente de Cachalote entre otros. En el exterior del edificio, se exhibe un gigantesco cráneo de Cachalote.

PINNIPEDOS: Siguiendo con la línea de mamíferos marinos, en una vitrina se observan por ultimo un cráneo de Lobo Marino de un Pelo y otro de un Lobo Marino de dos Pelos.

Otro pinnípedo popular es el enorme Elefante Marino, cuyos restos fueron recuperados en las playas de La Eufemia, con un tamaño de 4 metros de largo, y un cráneo de Foca de ejemplares hallados en playas céntricas de nuestra ciudad.

Estos mamíferos son muy comunes observarlos en costas solitarias de nuestro distrito.

TORTUGAS. Así mismo se observa un esqueleto completo de una enorme Tortuga Laúd de 2,5 metros de envergadura y 600 kilogramos de peso, hallada muerta en las amplias playas de Centinela del Mar durante 1996.

La misma, fue incorporada a la exhibición permanente durante septiembre de 2007 por los técnicos y colaboradores de nuestra institución, quienes tuvieron la tarea de preparar el gigantesco reptil marino para el deleite y conocimiento faunistico de nuestros mares. También se pueden observar otras especies similares.

PECES. Otros restos marinos exhibidos corresponden a distintas especies de peces comunes en nuestras costas, los cuales se encuentran taxidermisados, como por ejemplo, Palometa, Corvina, Testolin, Rayas, Caballitos de Mar entre otros, acompañados de una gran lamina que ilustra los faltantes.

También el público podrá observar restos mandibulares de distintas especies de tiburones y otros Celaceos de menor tamaño, acompañados de ilustraciones y breves referencias biológicas y ambientales de los mismos. También se hace una breve referencia sobre el enorme Pez Luna que fuera pescado en nuestra ciudad en 1975, del cual solo quedan unas pocas fotografías.

INVERTEBRADOS: La muestra marina se completa por una amplia colección de invertebrados, entre las que incluimos a Gasterópodos y Lamelibranqueos.

También se puede observar numerosos Crustáceos, comunes en nuestras costas y otros de altas profundidades, como la Centolla, que asombra por su tamaño, la cual fuera preparada científicamente en 1912. Por ultimo encontramos los equinodermos, como los Erizos, Estrellas y Escudos de Mar, acompañados por otros organismos costeros. Se destaca un cuadro con las principales especies de algas, entre otros.