12 de mayo de 2019

Turismo de Bolsillo. La Era del Hielo en la Costa Atlántica: hallazgos excepcionales y un viaje al pasado.



Muchos de nosotros conocemos a los simpáticos personajes de "La era del hielo", la famosa película de  Dreamworks, pero Mariano Magnussen -técnico del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar- cuenta que muy pocos pueden enseñar tanto sobre ellos como quienes viven en la zona de esa ciudad balnearia y sus alrededores. 
Y hay buenos motivos para eso: hace un par de años, la ciudad fue el escenario de un hallazgo sin precedentes que rápidamente se transformó en noticia a nivel mundial, excediendo incluso el ámbito puramente científico: cuatro huellas pertenecientes a dos individuos de Smilodon (también conocido como "tigre dientes de sable"), únicas hasta el momento, aparecieron en pleno sector turístico de la playa en Miramar. 
Los restos habían surgido en 2015 luego de un temporal, tal como ocurrió con las huellas de animales prehistóricos descubiertas hace algunos años por la paleontóloga Teresa Manera en las playas de Pehuen-Co, también sobre la Costa Atlántica.  
Mariano Magnussen cuenta que, desde la aparición de un fósil hasta que se da a conocer la noticia, las piezas encontradas pasan por un proceso de reconocimiento de parte de entidades científicas. 
Esto implica una serie de estudios biométricos y la aprobación de publicaciones científicas de países como Canadá, Brasil, Uruguay, Suiza, Estados Unidos, Bolivia y China. 
Ahora los restos de este Smilodon han sido reconocidos oficialmente con el nombre de Felipeda Miramarensis, rindiendo homenaje a la ciudad de Miramar que tantos aportes ha hecho al mundo de la paleontología.
"Con algo de presupuesto y una buena difusión Miramar podría garantizar 365 hallazgos por año", asegura Mariano, que trabaja en el museo desde los 12 años. 
Cuando nos cuenta detalles sobre cada fósil que él y el equipo han encontrado se le iluminan un poco los ojos y recuerda cada anécdota como si fuera hoy. "Los restos de esta ballena franca que están desarmados por falta de lugar los sacamos y los trajimos con tres personas, una bicicleta y la gente de una grúa que andaban por ahí y que nos hizo la gauchada de darnos una mano". En la actualidad junto a Daniel Boh, director del museo, llevan adelante distintas actividades y proyectos: búsqueda y traslados de los fósiles, preservación, organización del material, armado de actividades para grandes y chicos. También son guías dentro del museo. 
Magnussen explica que los visitantes que participaron de su propuesta de vacaciones de invierno, "La era del hielo en Miramar" estaban sorprendidos de poder ver tantos huesos y restos fósiles de los protagonistas del film. "Normalmente los museos pueden presentar uno o dos de los personajes, pero acá en Punta Hermengo podíamos presentar alrededor de siete u ocho". 
Y es que la zona de la Costa Atlántica, desde Santa Clara hasta Monte Hermoso, está conformada por capas geológicas ricas en fósiles; existe en la zona una coincidencia geológica que permitió que los restos se cubrieran rápidamente por el ascenso de las cordilleras. 
Desde el año 2003 el museo cuenta con permisos desde Nación para trabajar de forma interdisciplinaria con equipos del Conicet, la Universidad Maimónides, el Museo Argentino de Ciencias Naturales y la Fundación Azara.
¿Dónde está el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar?
Está ubicado dentro del Vivero Dunícola "Florentino Ameghino" y es de fácil acceso tanto con vehículo como a pie. Consta de dos pequeños edificios: en el primero se pueden ver los restos fósiles que comentados antes, además del caparazón de un gliptodonte, restos de un meteorito de hace tres millones de años, los restos de una monumental ballena franca y huellas de diferentes seres vivos ya extintos, que conformaban la fauna de nuestra Costa Atlántica hace millones de años. 
En el edificio contiguo está la parte histórica del museo de Miramar, que conserva diferentes objetos de la vida cotidiana de la ciudad del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos, una "chata" inmensa que separa ambos edificios de más de 150 años de antigüedad y que se utilizaba para transportar todo tipo de bienes por la llanura pampeana antes de la llegada del ferrocarril de carga a nuestro país. 
El museo propone un paseo imperdible de la mano de estos dos expertos que en menos de dos horas logran sumergirnos en la historia de Miramar de un modo impensado. Visita obligada.